Jueves Santo

Un día para la concentración, para la admiración, para el asombro, para la gratitud, un día para el silencio.

Hoy, el corazón de Cristo y el corazón de la Iglesia laten al unísono en el Cenáculo, y es al Cenáculo, a esa “habitación de arriba, bien adornada – como advierte el evangelio – a donde nos remite la liturgia de esta tarde, para que sintamos todos, ese doble movimiento que acompasa todo corazón: sístole y diástole, un “ven” y un “va”, un movimiento de concentración y dispersión, que ha de rimar también nuestra vida, si queremos de verdad ser cristianos.

¡Ven!, porque somos pueblo congregado, asamblea santa, porque necesitamos reforzar nuestra identidad eclesial confesando juntos la fe en Jesucristo, porque somos pueblo de Dios. Pero nuestro corazón se ahogaría, no cumpliría su función si, al mismo tiempo que recibe la sangre que recorre nuestras arterias, no impulsara, a su vez, esa sangre a través de todo el cuerpo y así llegara hasta los últimos rincones de nuestra carne.

Por eso “el Ven” de hoy, de cada domingo, de cada Eucaristía, ha de rimarse con el ¡Va!, con el movimiento hacia fuera. La concentración de la liturgia, el domingo, la reunión de la asamblea, el confluir en la Iglesia, nos debe lanzar después a la calle, insertarnos como semilla nueva en la sociedad en la que vivimos dispersos como creyentes. No lo olvidemos: No hay dos iglesias, una que ora y otra que anuncia… sino una sola Iglesia: la misma Iglesia que confiesa, ora y anuncia en la asamblea, sale, se implica y es enviada a dar razones de su esperanza en medio de una sociedad compleja, salvaje y, sin lugar a dudas, plural; cuando no, claramente opuesta.

Sólo podremos verificar nuestro encuentro con el Señor, en la medida que nos encontremos con nuestros hermanos. Sólo sabremos que nos encontramos con Dios en la Eucaristía, si somos capaces de encontrarnos con el otro en la vida, en el servicio. No hay alternativa…»Miren, yo soy el Maestro y el Señor y les he lavado los pies…también ustedes deben lavarse los pies unos a otros…”

Escrito por

es_ESSpanish