¡Es la Pascua!

Pascua es «tránsito», «paso» permanente. «Vivir la Pascua» es entender la existencia como una búsqueda, como un camino…

Cristo ha vivido su Pascua como un dinamismo: «¡Salí del Padre y vuelvo al Padre!»…»Si el grano de trigo no muere,no produce fruto…

No se trata de autodestruirse o autoinmolarse. El cristianismo no es una invitación al victimismo, sino a darse, a salir, a pasar siempre del «narcicismo» autorreferencial al ágora de la historia, a la plaza pública donde se construye la comunidad y donde crece la Iglesia.

El precio siempre será la Cruz del momento, tener que optar en la crisis, desaparecer como la sal o la levadura para condimentar o fermentar la vida.

¡Feliz Pascua!

Escrito por