Oración para el Adviento

 

Te esperaré, Señor, tenso el oído al callado temblor de tu pisada
Sobre la senda nueva acostumbrada de tanto presentirte ya venido.

Te esperaré, Señor, estremecido el cielo de mi noche inacabada,
Despierta mi impaciencia a tu llamada y hecha mi cárcel vuelo reprimido.

Te esperaré, Señor, hasta que quieras trocarme en logro de tu dulce encuentro esta amarga quietud de mis esperas.

Te esperaré en mi casa anochecida, vallada en soledad por fuera y dentro.

Escrito por