Sinodalidad

Una palabra rara y,apenas usada, fuera de los ámbitos eclesiales. Sin embargo un término tan viejo como la Iglesia: La evangelización es un camino que tenemos que hacer juntos todos los que nos llamamos discípulos de Jesús. Esta participación y conciencia de un quehacer común, a la hora del anuncio evangélico, es lo que podríamos llamar «sinodalidad». «Odos» en griego significa «camino» y la partícula «sin» le añade la característica «juntos».

Hoy domingo,a las 6,30, se inaugura la primera fase en nuestra diócesis con una Misa presidida por el nuncio apostólico (?) en la Catedral. Lo mismo acontece en el resto de las diócesis. 

«La capacidad de imaginar un futuro diferente para la Iglesia y para sus instituciones a la altura de la misión recibida depende en gran parte de la elección de iniciar procesos de escucha, diálogo y discernimiento comunitario, en los que todos y cada uno puedan participar y contribuir».

El objetivo de esta primera fase – la diocesana –   es, por tanto,  fomentar un proceso de escucha real del Pueblo de Dios y la participación de todos en el proceso sinodal de cara a la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre «Por una Iglesia sinodal: «Comunión, Participación y Misión«.

Este itinerario comenzó con la publicación el 7 de septiembre del Documento Preparatorio y del Vadécum para el Sínodo sobre la Sinodalidad  y concluirá con  el Sínodo de los obispos en 2023.

El Sínodo sobre la sinodalidad es parte del programa del Papa Francisco para superar el clericalismo reactivando la relación entre los pastores y el pueblo de Dios para una conversión misionera de toda la Iglesia Católica.

El Documento Preparatorio ofrece el mapa conceptual para comprender e implementar correctamente la sinodalidad en el contexto contemporáneo.

Escrito por