Sinodalidad ¿Qué es y qué significa?

Cuando uno lleva mucho recorrido en la vida y ha estado presente en muchos ámbitos donde resuena esta palabra y donde se pretende hacer vida este término, no puede menos que sentir cierto cansancio y fatiga. La misma que se siente cuando oímos hablar de corresponsabilidad u otras por el estilo.

El sentido específico de este término se aplica a las asambleas eclesiales convocadas a niveles diferentes (diocesano, provincial o regional, patriarcal o universal) para discernir, a la luz de la Palabra de Dios y escuchando al Espíritu, las cuestiones que la vida va planteando a la Iglesia ya en el ámbito doctrinal o en los ámbitos litúrgicos, canónicos o pastorales.

La sinodalidad no es el fruto de unas normas o legislación determinada, aunque algo haya que hacer en su momento, sino la expresión del convencimiento de que sólo “Acogiendo, Compartiendo y dialogando” podemos crecer como iglesia.

Esto también encierra el peligro del nominalismo y, por ello, hay que verificar con los hechos lo que realmente vamos construyendo. Las palabras nos traicionan y, a base de aplicarlas a cualquier cosa, dejan de significar y de expresar algo.

En estos momentos se celebra en Roma un Sínodo de Obispos sobre los jóvenes… ¿También de los jóvenes?…Nos llaman a ser corresponsables, pero ¿eso significa algo más que ser simples colaboradores?

“El Espíritu Santo y nosotros, hemos decidido”…así se expresa el autor de los Hechos de los Apóstoles a la hora de transmitir las decisiones de unos de estos sínodos al principio de la predicación apostólica. ¿Qué tenemos que hacer para que el pasado se convierta en nuestro futuro?

Escrito por