Santa Lucía

El próximo domingo, tercero de Adviento, celebramos a Santa Lucía. En nuestra parroquia es una devoción de gran arraigo, popular e institucional, no en vano tenemos prácticamente, puerta con puerta, a la ONCE.

Como es de suponer, este año, todo es más complejo, pero, a pesar de todo, aquí estaremos tratando de guardar escrupulosamente las indicaciones dadas por las autoridades administrativas y sanitarias.
Tendremos Misas a las 10, a las 12 y a las 19 horas. Obviamente, celebraremos en conformidad con el tiempo litúrgico y Santa Lucía se convertirá en una testigo más de la esperanza cristiana.

De ella, dijo San Gregorio Magno, nos quedan inconfundiblemente tres cosas: «un nombre que canta en el corazón de la iglesia, una fecha que nos perpetúa año tras año su recuerdo, y una tumba donde el pueblo cristiano acude todavía hoy a buscar protección.»

La madurez de Lucía, tal como nos refleja las actas de su martirio, es de una hondura tal que, siglos más tarde, suscita admiración al mismo Santo Tomás de Aquino. El nombre de Lucía, junto al de otras grandes mujeres de las primeras generaciones cristianas está presente en la  plegaria eucarística I (Canon romano).

Que Santa Lucía nos alcance la lucidez y la limpieza en nuestra mirada para saber ver los signos de los tiempos y responder con madurez a sus desafíos.

Escrito por