San Francisco de Asís

(Lienzo de Caravaggio). Celebramos la festividad litúrgica de nuestro patrono, San Francisco de Asís. Un santo que paradójicamente los reclaman desde la derecha y la izquierda…caía bien a Mussolini y también a Ghandi, cae bien a creyentes y no creyentes. Sin embargo, Francisco fue siempre un hombre directo y sencillo y su opción no admite ambigüedades.

El hijo de Bernardone fue un rebelde contra su tiempo, un hombre que dijo “no” a aquella sociedad que progresivamente se volvía individualista y sociedad del tener. Es curioso y paradójico que un hombre que se rebela contra la sociedad del dinero y del consumo caiga bien a tantos occidentales modernos.

San Francisco no fue un ingenuo…leyó el evangelio a la luz de su tiempo y lo vivió apasionadamente. Su vida no fue unas castañuelas y a pesar de todo, cantó y danzó a la vida y a la hermana pobreza. Al sol y a la luna y también a la muerte…posiblemente, como decía un romance caballeresco de su tiempo: “Todos los males son amargos, menos aquellos que proceden del amor”.

Escrito por