Octubre misionero

El 30 de octubre de 2019 el Papa Benedicto XV, después de la segunda guerra mundial, dirigió a toda la Iglesia una carta encíclica en la que animaba a los cristianos a afrontar la misión. Una carta de ánimo y de estímulo, después de una catástrofe provocada por el hombre, como fue la denominada primera guerra mundial.

Este año se cumplen cien años de aquel acontecimiento y el Papa Francisco ha querido honrar esta efeméride declarando “ octubre” como un mes misionero extraordinario en toda la Iglesia. La misión, contagiar el evangelio, es cosa de todos los bautizados: “¡Ay de mi si no evangelizare” (San Pablo). La fe no es un bien privado a defender y guardar, sino a expandir y a testimoniar.

El lema no puede ser más universal y nos afecta a todos: “Bautizados y enviados”. Es la frase tomada como consigna para el Domund de este año que celebraremos el próximo domingo, día 20. Las colectas de las Misas del fin de semana estarán destinadas a apoyar la misión y a las frágiles infraestructuras de las iglesias nacientes o pobres del tercer mundo. Es una colecta imperada de carácter pontificio que gestiona la Obra Misionera Pontificia de la Iglesia.

El rosario que rezaremos mañana viernes, antes de la misa de 7 de la tarde, tendrá carácter misionero , es una forma de tener presentes a los que anuncian el evangelio más allá de sus fronteras, exponiendo su vida por Cristo y sentirnos solidarios de las jóvenes iglesias que se abren al evangelio por todos los rincones del mundo.

Escrito por