La Santa Teofanía en el rito bizantino

La celebración de la Epifanía en Oriente, en el rito Bizantino, es la fiesta del Bautismo de Jesús donde se pone de manifiesto una rica teología que concierne a la Trinidad, a la unción de Cristo, al bautismo de los cristianos, a la santificación del cosmos y de las aguas para habilitarlas al misterio bautismal, el descenso que preludia la pasión y la bajada a los infiernos. Todavía hoy se bendicen las aguas al final de la divina liturgia, se bendicen las fuentes, los ríos, y resulta anecdótico el baño en las aguas heladas de los ríos ante la beatífica presencia del pope.Es la santificación del cosmos.

El icono del bautismo del Señor es muy expresivo. En Ravenna, todavía hoy, tenemos la posibilidad de contemplar en los dos baptisterios, (el de los ortodoxos y el de los arrianos), que se mantienen en la ciudad, en otro tiempo, cabeza del imperio bizantino (ss. V – VII), dos preciosos mosaicos en cada una de sus cúpulas.

En la representación iconográfica vemos a un Cristo que entra en el agua del Jordán y que se encuentra como en una cueva. El agua es transparente y permite ver su cuerpo. Sobre su cabeza la mano del Padre y la paloma del Espíritu. A los lados a San Juan el Bautizador, el Amigo del Esposo y los ángeles en adoración que mantienen en sus manos las toallas para el Señor: en la cavidad del río se encuentra un reflejo del viejo hombre que necesita ser renovado.

Escrito por