La mayor crisis

“La humanidad está en peligro. Es urgente una toma de conciencia mundial más fuerte que sea capaz de darse cuenta de esa realidad. Es necesario actuar antes de que sea demasiado tarde. Dar de comer es absolutamente necesario, pero es necesario trabajar sobre las causas de los conflictos”. Con estas palabras ha comentado Michel Roy, secretario general de Caritas Internacional, la alarma que días pasados lanzaba la ONU: El mundo está viviendo – dice la ONU – la peor crisis humanitaria después de 1945. Están en riesgo más de 20 millones de personas que no tienen comida suficiente a causa de la carestía. Los efectos peores se hacen sentir en Sudán del Sur, Somalia, Yemen y Nigeria.

“El mundo no se preocupa del bienestar de los pobres – afirma el Secretario de Caritas – No sé si es la peor crisis desde 1945, lo que sí sé es que se vive una situación muy problemática. Las Naciones Unidas han hablado de carestía en cuatro países, pero son más los que están en dificultad. Las razones está fundamentalmente en los conflictos que viven estos países y en los cambios climáticos. Ambas causas provocadas por la acción del hombre”.

“Pero ante esto, la opinión pública y la comunidad internacional apenas responden. Han pasado ya seis años del inicio de la guerra en Siria, ¿quién ha buscado de verdad soluciones al problema? Todo gira en torno a la voluntad de poder del hombre y de la indiferencia del que mira hacia otra parte. La conciencia colectiva e individual de la gente es muy frágil. Nos preocupamos más de nuestros móviles que de los verdaderos problemas que padecen millones de personas. No nos damos cuenta de lo que es verdaderamente importante”. Es – como afirma el Papa Francisco – “la globalización de la indiferencia”. La emergencia más extrema se da en Sudán del Sur, país que el Papa Francisco proyecta visitar con el primado anglicano, aunque aún no se sabe si será posible ese viaje.

Escrito por