IV Jornada del Pobre

Domingo 15 de noviembre, la Iglesia celebra la IV Jornada Mundial de los Pobres. Una Jornada en la que el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a ser signo concreto del amor de Cristo por los últimos y los más necesitados.

Una oportunidad para mentalizarnos y recordar a lo largo del año la predilección de Jesús por los pobres. Una invitación a mantener la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad.

“Son nuestros hermanos y hermanas, creados y amados por el Padre celestial” recalcaba el Santo Padre en su mensaje para la Jornada.

Este año la Jornada Mundial por los Pobres se celebra en medio de una pandemia que ha zarandeado el mundo. Ha dejado al descubierto la fragilidad humana y ha puesto en crisis muchas certezas. Ha puesto nuevos rostros a la pobreza. Ha traído – escribe el Papa en su mensaje – dolor y muerte, desaliento y desconcierto. Pero también hemos visto como a nuestro alrededor se tendían muchas manos.

«Tiende tu mano al pobre»

“Tiende tu mano al pobre”, este es el lema para esta IV Jornada Mundial de los Pobres y con estas palabras del Eclesiástico, también conocido como Sirácida, desarrolla el Papa Francisco su mensaje.

El Papa ha elegido el título para su mensaje de este año de un pasaje que une, como hechos inseparables, la oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren.

Escrito por