El Niño Enfermero

“En nuestra Iglesia parroquial de San Francisco de Asís recibe culto una imagen, pintada sobre lienzo, que representa a Jesús Niño. Esta imagen, conocida desde hace siglos con la extraña denominación de “El Niño Enfermero”, fue traída a la iglesia de San Francisco el año 1840, al desaparecer el frontero monasterio de San Bernardino de Siena en el que había permanecido casi doscientos años”.

Esta imagen que presidía la elemental y austera enfermería del monasterio, era conocida e invocada, por el lugar en el que estaba, con el nombre del “Niño Enfermero”. La comunidad de clarisas comenzó a atribuirle curas milagrosas y hasta tal punto los prodigios fueron en aumento que traspasaron los muros monacales y corrieron por toda la ciudad.

El vecindario pedía insistentemente ver y rezar al Santo Niño, pero la rígida clausura lo impedía. Por ello, reunido el directorio conventual, tomó la decisión de sacarlo de la enfermería y erigirle un altar propio en la Iglesia conventual que daba a la calle Malteses. En ella permaneció hasta el año 1848 en que fue derruido el convento.

El Niño, por entonces, ya había sido favorecido con propiedades de este mundo, señal inequívoca de la valoración piadosa que se le tenía. Según D. José Miguel Alzola “ tenía una casa muy hermosa en la calle San Francisco y además contaba como heredero en los testamentos de Dña. Juana Makintos y Dña. Jerónima Romero, con censos a favor de su culto” (Vid. Historia de un cuadro, colección Luján Pérez. Las Palmas 1971, 12).

Actualmente se encuentra revestido de una hermosa “cornucopia y pena de plata” en la capilla del Santísimo y su fiesta se celebra, previo  triduo, el domingo siguiente al Bautismo del Señor, este año el 20 de enero. El Santo Niño reside en nuestra iglesia parroquial desde hace 177 años.

Escrito por