El martirio no cesa

 

Ahora ha sido en Burkina Faso. Un país africano, uno de los más pobres del mundo. Las víctimas, una vez más, los cristianos. Sucedió el pasado domingo, un día simbólico, en el domingo durante la celebración de la Misa. Este camino de sangre no llega nunca a su fin.

En el domingo en el que se abrían de nuevo las iglesias en Sri Lanka después de la tragedia provocada por los terroristas islámicos el domingo de Resurrección, de nuevo otros terroristas, bajo la misma bandera, ha masacrado a un sacerdote y cinco fieles en la Misa de la mañana, luego han pendido fuego a la iglesia. Eran las 9 de la mañana y apenas había comenzado la misa en la parroquia del Beato Isidoro Bakania en Dablo, al norte del país.

El objetivo del comando era el sacerdote burkinabé Simeon Yampa de 34 años, encargado del diálogo inter-religioso en la diócesis. Los terroristas han disparado al sacerdote y después de obligar a tirarse en el suelo al resto de fieles, eligieron a cinco y dispararon fríamente, sin piedad, sobre ellos.

Oremos por las víctimas, por sus familiares y por toda la comunidad cristiana del país… ¿Hasta cuándo? Nunca el cristianismo ha estado tan perseguido como ahora y nunca ha habido tantos mártires como ahora ¿Por qué?…Mientras, el mundo mira para otro lado.

Escrito por