Cumbre en el vaticano

El pasado domingo terminaba en el Vaticano la cumbre convocada por el Papa Francisco sobre los abusos a menores en la Iglesia. En ella participaron 190 personas, entre ellos todos los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo.

En su homilía final el Papa subrayó la necesidad de este encuentro sobre la Protección de los menores, un hecho que afecta como una plaga a toda la sociedad y sobre la necesidad de luchar contra ella de todas las autoridades. Sin embargo, enfatizó el Papa, la Iglesia, en este punto, tiene una responsabilidad mayor por su autoridad moral.

Agradeció también a la mayoría de los sacerdotes que no sólo son fieles a su vocación, sino que siguen empeñados en un ministerio, que actualmente es más difícil por el escándalo de una minoría, aunque un solo abuso sería ya demasiado .

El Papa marcó 8 aspectos, a tener en cuenta en el proceder de los obispos, ante tamaños crímenes, que ahora deben tomar cuerpo en la normativa concreta, en los criterios y en la forma de proceder en adelante. Siempre del lado de las víctimas, nunca del lado de los verdugos.

Ojalá todo conduzca a una justa reparación  – un tema que no se traduce sólo en datos económicos, pero también – y a una conversión más evangélica de la misma Institución. «Un solo abuso a un menor en el interior de la Iglesia – afirmó el Papa – es una monstruosidad». Oremos unos por otros.

Escrito por