Las religiones se movilizan: oración compartida.

 

Hoy, 14 de Mayo, es un día de oración por la humanidad. Una Jornada promovida por el Alto Comité para la Hermandad Humana, establecido en agosto de 2019, a raíz del Documento sobre la hermandad humana para la paz mundial y la convivencia común (el texto rubricado el 4 de febrero de 2019 durante la histórica reunión entre el Papa Francisco y el gran Imam de Al-Azhar, Ahmed al-Tayyeb, en Abu Dhabi).

Presidido por Ayuso Guixot, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, el Comité contempla la presencia de líderes religiosos y exponentes de la cultura de todo el mundo, vinculados a los ámbitos cristiano, judío y musulmán.

La invitación está dirigida a los fieles de las diferentes religiones, para que recurran a Dios «rezando, rogando, ayunando y haciendo obras de misericordia, para que Dios nos salve de esta aflicción y ayude a los científicos a encontrar una medicina que la derrote», pero también para que nuestro mundo se convierta en un lugar más humano y fraterno para vivir.

Es ésta una iniciativa importante, que parte de una relación respetuosa entre las religiones como signo del reconocimiento mutuo , aunque haya diferencias y de la percepción de una experiencia religiosa plural, que puede ser en el mundo un útero fructífero de fraternidad y hermandad.

La pandemia, poniendo de relieve la vulnerabilidad compartida de la familia humana, se convierte así en una ocasión para una súplica también compartida.

Este es un gesto que expresa también el valor civil y pacificador de las religiones en medio de la sociedad. Una valor que hay siempre que cuidar y preservar de cualquier amenaza de violencia.

Escrito por