Oración

Oración ante el Santísimo expuesto

Oración en silencio. Se expone los primeros viernes de cada mes de 6 a 7 de la tarde.

Adoración Eucarística – Corpus Christi

El próximo domingo, 2 de junio, festividad del Corpus Christi, adoración eucarística a las 4 de la tarde en nuestra parroquia, en simultaneidad con todas las iglesias del mundo a las 17 horas, Una hora de oración presidida por el Papa Francisco en S. Pedro del Vaticano a las 17 horas (en Canarias 1 hora menos).

Oración comunitaria

El tercer lunes de cada mes de 8 a 9 de la noche:rezo de vísperas

Nuestro link: www.rezandovoy.org

Algunas notas sobre la Liturgia de las Horas

Los discípulos de Jesús y con ellos la primera comunidad cristiana se han tomado en serio las palabras de su Maestro: “Es necesario orar siempre sin desfallecer” (Lc 18,1). Siguiendo su ejemplo, los creyentes de todos los tiempos, tanto en tiempos de paz como de persecución, han entendido esta recomendación como una llamada a orar permanentemente.
El Sumo Sacerdote de la nueva y eterna Alianza, Cristo Jesús, al tomar la naturaleza humana, introdujo en este exilio terrestre aquel himno que se canta perpetuamente en las moradas celestiales. El mismo une a sí la comunidad entera de los hombres y la asocia al canto de este divino himno de alabanza.
…Cuando los sacerdotes y todos aquellos que han sido destinados a esta función por institución de la Iglesia cumplen debidamente ese admirable cántico de alabanza, o cuando los fieles oran junto con el sacerdote en la forma establecida, entonces es en verdad la voz de la misma esposa que habla al Esposo; más aún, es la oración de Cristo con su Cuerpo, al Padre. (SC 83-84).

La liturgia de las Horas, centrada en la Palabra de Dios y escuchada eclesialmente, es un lugar privilegiado de la respuesta del “cuerpo” y de cada uno de sus miembros. Escucha y respuesta son dos elementos fundamentales del corazón de la Alianza. La presencia de Cristo, para nosotros Palabra de Dios, y palabra dirigida a Dios, es el centro de este diálogo con Dios.

Un sacrificio de alabanza

Aunque no podemos afirmar que la oración de las Horas, como rito, haya sido instituida por Cristo, sí podemos decir que se inscribe en el movimiento pascual y eucarístico de toda su vida de Hijo de Dios y de hombre judío.

Enraizada en el Bautismo

Es por esto que no se ha de considerar a la alabanza de la Iglesia como algo que por su origen o por su naturaleza sea exclusivo de los clérigos o de los mojes, sino como algo que atañe a toda la comunidad cristiana.” (PGLO 270)
Para respetar la diversidad de los distintos estados de vida, la liturgia de las Horas de la Iglesia romana, reformada después del Vaticano II, comporta una presentación doble: la destinada a los monjes y la específica del conjunto de los bautizados, sean religiosos, sacerdotes o laicos.

Escuela de fe

La liturgia de las Horas no es sólo un lugar de culto sino también un lugar de fe. Los textos son “parte integrante de una acción”. La liturgia no enseña como un manual de teología. Es mediante poemas, antiguos y nuevos, mediante textos que dependen de diversos géneros literarios, mediante un conjunto en el que ninguno dice todo del
Misterio, que la liturgia desempeña su cometido didáctico. La liturgia de las Horas, distribuida a lo largo del año litúrgico, de la semana, del día y de la noche, transforma al hombre en un caminante.
Llama la atención a este respecto el carácter cósmico de esta oración, pues si exceptuamos el oficio de lecturas que puede realizarse en cualquier momento, el resto del oficio tiene como referencia el “momento presente”. La consagración del tiempo se presenta curiosamente en relación con el más allá del tiempo: se parte del presente que pasa, un tiempo determinado por el calendario y la hora del reloj, para abrirnos a la eternidad.

Que santifica el tiempo

El ciclo de la liturgia de las Horas se organiza en torno a dos momentos claves: la mañana y la tarde.(Laudes y Vísperas). La lectura prolongada de la Palabra de Dios, acompañada de otras lecturas que la comentan, constituye el oficio de lectura y puede hacerse en cualquier momento del día.
Hacia el mediodía, una breve liturgia: que puede celebrarse a la hora de sexta (al mediodía, sobre las 12) o adelantarse a la hora de tercia (9 de la mañana) o un poco más tarde, hacia primera hora de la tarde ( sobre las 3 de la tarde). Por fin, Completas, es decir “aquello que completa y cierra el día” antes de acostarse.

El oficio de lecturas

La primera y principal característica del oficio de lecturas es que tiene como objeto la Sagrada Escritura. “Es en gran parte celebración de la Palabra de Dios” leemos en los Prenotandos Generales de la Liturgia de las Horas(PGLO 29). Es, por tanto, una lectura orante de la Palabra. A veces se identifica oficio de lecturas y lectio divina, aunque, en realidad, esta última es propia de los monjes y es una meditación privada de la Sagrada Escritura que coincide más bien con las llamadas “vigilias”

¿Cómo insertar una hora del Oficio en la Misa

Cuando una hora del Oficio debe preceder o seguir inmediatamente la celebración de la Misa, para evitar enlazar dos acciones litúrgicas que tienen cada una su inicio y su conclusión, lecturas y plegarias propias, la Presentación General en los nn. 93-99 prevé una posible articulación en conformidad con las circunstancias pastorales de la comunidad interesada.
El principio que hay que respetar es que no haya doblajes y que las dos estructuras, la de las horas y la de la misa, se engloben en una sola estructura gracias a las respectivas partes comunes. Existe, por tanto, un solo rito de apertura, una sola palabra de Dios (las lecturas de la misa), una sola plegaria universal, un solo Padre nuestro y una sola conclusión. La salmodia se coloca al principio o al final, según los casos.
El oficio antes de la Misa:
Introducción: (a elegir) versículo de introito, himno o canto de entrada de la misa y saludo del sacerdote (se omiten la preparación penitencial y el Kyrie).
Salmos de la hora correspondiente.
(Gloria cuando lo exige la liturgia)
Oración colecta
Lecturas de la Misa
Oración Universal (A elegir entre las plegarias propuestas en la misa o las plegarias de intercesión de la hora)
Después de la comunión: El cántico evangélico de la hora (mañana: benedictus. Tarde: Magnificat).
Después de la Misa
Se recita todo después de la comunión: sólo los salmos.
El canto bíblico (Vísperas: Magnificat)
Oración para después de la comunión y conclusión de la misa.