La «Tau»

La “tau” es una letra del alfabeto griego que, con frecuencia, vemos asociada a San Francisco de Asis o tatuada en su frente, como es el caso de la bellísima imagen del santo que custodiamos en nuestra parroquia.

Parece que los primeros cristianos estaban marcados en la frente con una “tau” que representaba el nombre de Yhavé. La relación entre la cruz y la “Tau” es posible que se deba a sus formas parecidas, pero esa semejanza no es muy satisfactoria.

Los padres de la Iglesia recuerdan que el profeta Ezequiel anuncia que los miembros de la futura comunidad mesiánica serán marcados con el signo “Tau” en la frente y San Juan en el Apocalipsis declara que los elegidos serán ”marcados con el sello en la frente”. Ese sello es el Nombre del Padre, ya que la “tau” hebrea, que es la última letra de su alefato, designa a Dios, como la letra omega en el alfabeto griego.

El signo de la Cruz apareció en su origen relacionado con el Bautismo, pero no como alusión a la pasión de Cristo, sino como una forma de expresar su Gloria divina. Incluso, más tarde, cuando esta Cruz designe el patíbulo en el que murió Cristo, será siempre vista como expresión “gloriosa” del poder de Dios que actúa a través de la muerte de Cristo en la Cruz.

Escrito por