La moral evangélica

«Con esto recibe gloria mi Padre. con que deis fruto abundante…»  (Jn 15)

La moral evangélica no está en unas manos puras o impuras, consagradas o no consagradas, sino en una manos llenas o no de obras de caridad y de justicia.

Escrito por