75 aniversario de la primera Bomba atómica

En el 75 aniversario de la explosión de la primera bomba nuclear sobre Hirosima, el 6 de agosto de 1945 y tres días después sobre Nagasaki, el Papa Francisco, en un mensaje al gobernador de la prefectura a la que pertenece la ciudad japonesa, ha insistido en que “sólo sin armas nucleares el mundo pude aspirar a la paz”. El Papa se dirige a todos los que hoy en todo Japón están recordando a las decenas de miles de víctimas de aquella primera locura.

En particular, el Papa saluda a los sobrevivientes, los llamados “hibaksha”, término japonés con el que se indica a todos aquellos que escaparon a la explosión atómica.

Una vez más, Francisco se erige en defensor y portavoz del grito de los pobres, que son siempre las primeras víctimas de la violencia y de los conflictos. Para que florezca la paz – afirma Francisco – todos deben deponer las armas, en primer lugar las de mayor potencia destructiva, como las nucleares, capaces de arrasar ciudades enteras.

¡Oremos por la Paz y convirtámonos en artesanos de paz!

Escrito por