La fe es «ver»

Jerusalén ya no está en Jerusalén. La prueba está en que la estrella que los magos han visto elevarse en Oriente desaparece en el cielo de la ciudad. Jerusalén ya no es la ciudad de la luz. Todo el poder de Herodes y la sabiduría de los doctores son inútiles. Saben dónde debe nacer el Rey de los judíos, pero no son capaces de movilizarse, de ponerse en camino, de buscarle. Desde que los Magos abandonan Jerusalén “ven” de nuevo la estrella. Es que la fe no es “poder” ni “saber”, sino
“ver”.

Escrito por