Aqua alta

Venecia se hunde. “El “aqua alta” no es una nueva atracción turística, está ahí desde hace tiempo y emerge a sus anchas de tarde en tarde. Estos últimos días ha alcanzado cotas elevadas, a la altura de su viejo record. También ha envejecido, dicen los responsables de la ciudad, una veintena de años, en solo varios días.

Yo  he atravesado en una ocasión el “aqua alta,” y ciertamente le da una belleza especial a la plaza cuando está vacía, todo se convierte en mar y la plaza es un gran estanque donde se reflejan los monumentos la rodean. Pero detrás de esa belleza esta el apocalipsis: Venecia se ahoga y se pierde cada día un poco más. Y con Venecia nos perdemos nosotros, siempre dispuestos al espectáculo y, poco dados, a pensar en las consecuencias de nuestra irresponsabilidad. Porque Venecia es el resultado de una desidia administrativa, local, de los Organismos pertinentes, pero también global.

Posiblemente haya soluciones técnicas. De hecho, se trabaja en ello con la desidia del que no cree en lo que hace y siempre se espera que la catástrofe no nos visite más. Pero Venecia es la prueba evidente de que la cosa es seria y las soluciones no terminan de llegar..

La ética tiene que ver con lo que sucede en Venecia, tiene que ver posiblemente a nivel local, pero también a nivel global. El calentamiento del medio no es una broma y tiene que ver con lo que sucede en Venecia y tendrá que ver con lo que vendrá luego si no cambiamos el chips.

Es hora de reaccionar. No hay tiempo para pensar que eso no nos afecta. La ética y muchas de las cosas que suceden están relacionadas. No miremos para otra parte.

Escrito por