Una calle de los tiempos de Cristo

En Jerusalén, se ha descubierto en la “ciudad de David, dentro del Parque Nacional de los muros de Jerusalén, una calle que data de los tiempos de Poncio Pilatos.

Debajo de las losas de la calle, los arqueólogos han encontrado más de 30 monedas antiguas, la más reciente del año 31 d.C. año en que ejercía su cargo Pilatos, el gobernador de Judea, bajo cuyo mandato fue condenado Jesús.

La calle de casi 600 metros de larga, mide 8 metros de ancho, y su pavimento era de losas como solían construirlas los romanos. Los investigadores calculan que en ella se utilizaron unas 10.000 toneladas de piedra calcárea.

Dada su anchura y extensión era una calle principal e iba desde la Piscina de Siloé – donde Jesús realizó un milagro (Jn 9, 1-41)- al monte del Templo. Ambos lugares importantes para judíos y cristianos, venerados durante miles de años.

La grandiosidad de los restos y los puntos que une la calle, son una prueba según los arqueólogos, de que la calle servía de vía de peregrinación.

Escrito por