La Europa que queremos

El domingo 26 seremos de nuevo convocados a las urnas: se trata de Europa, de las elecciones locales y autonómicas. Aparentemente Europa nos toca menos,  por eso me fijo especialmente en ello: nada más lejos de la realidad. Lo que pasa en Europa nos afecta y es para todos los europeos, el mundo en general, pero sobre todo, para los que formamos la comunidad, clave en nuestra progresión como colectivo, también a nivel local. Hoy pensar que el futuro está en dividirnos, en crear reinos de taifas o en parroquialismos de campana, es inútil. No va por ahí precisamente el futuro.

Habría que tener experiencia de las dos Españas que vivimos a partir de la última centuria. Ir a Francia era simplemente una frustración y alimentar el complejo de que a partir de los Pirineos empezaba el tercer mundo. Lo viví en propia carne, en aquellos años remotos de los sesenta.

Hoy todo está más homologado y las gruesas diferencias apenas son perceptibles. Necesitamos a Europa, no sólo para crecer en lo económico y en lo social, sino también para competir con peso en los grandes desafíos a nivel global. Por ello, hacemos nuestro el manifiesto hecho público hace unas semanas por Pax Christi Internacional , que ha titulado “La Europa que queremos”, e invitamos a todos y a todas a votar, a movilizarse:

– “Sí, a la Europa que sigue siendo necesaria para alcanzar los objetivos de paz, prosperidad y sostenibilidad en un mundo cruzado por desigualdades, conflictos, catástrofes climáticas y desequilibrios geopolíticos.

– Sí, a la Europa que debe ser y permanecer siendo un faro de esperanza y humanidad para todos los que han sido despojados de su dignidad y de los derechos a condiciones de vida decente.

– Sí a la Europa que es capaz de buscar los medios y encontrar el coraje para adaptarse a un mundo que cambia, sin renegar de sus valores fundamentales como el respeto a la dignidad de la persona, a la democracia, a los derechos humanos.”

Escrito por