Fra Angelico

Son muchos los que conocen la Anunciación del Beato Angélico, pero no todos saben que esa imagen es sólo una parte de una gran obra pictórica y evangelizadora, realizada por el autor, el beato Juan de Fiésole, con su pincel.

En estos días está de actualidad, porque después de la restauración de uno de sus escasos cuadros que cuelgan en las paredes del Prado, una de sus anunciaciones más conocidas, se acaba de inaugurar una exposición extraordinaria con muchas de sus obras dispersas por el mundo y muy difíciles de reunir en un mismo lugar.

Fra Angelico, cuya tumba podemos visitar en Roma, a la izquierda del altar de la única basílica en arte gótico de la ciudad eterna, Santa María supra Minerva, murió en el convento adjunto a la basílica y realizó su trabajo en Florencia, en toda la Toscana, en San Pedro y en los Palacios Vaticanos de Eugenio IV y Nicolás V. Había nacido a finales del “Trescento” , cerca de Florencia y fue bautizado con el nombre de Guido.

“Sus predicaciones pintadas” han llegado hasta nosotros y contemplar sus imágenes es dejarnos invadir por una belleza cargada de espiritualidad y de luz . Una luz y un colorido que habla de fe, despierta sentimientos y desata decisiones, porque las emociones también movilizan.

La exposición de “Fra Angelico y los inicios del Renacimiento en Florencia” podrá contemplarse en el Museo del Parado hasta el 15 de septiembre de este año.

Escrito por