Mártires de Tibhirine

El pasado 8 de diciembre, en la catedral de Orán, fueron beatificados los religiosos trapistas,  asesinados por extremistas en Argelia en la noche entre el 26 y el 27 de marzo de 1996.

Inmortalizados ya en la película “De dioses y hombres” que llegó hasta Cannes en el 2010, y se llevó el gran premio del festival, pronto serán reconocidos como mártires. Eran monjes  del monasterio de Ntra. Sra. del Atlas, a 90 kilómetro al sur de Argel. Sus muertes, en palabras del padre postulador de la causa de los religiosos, fue “un martirio en medio del mar de violencia que devastó a Argelia” durante la guerra civil que sólo llegó a su fin en el año 2002. El conflicto entre fuerzas gubernamentales y grupos islamistas radicales dejó un saldo de más de 44.000 muertos, en su mayoría civiles.

Junto a ellos serán beatificados otros religiosos y religiosas, hasta 19 en total, con el entonces obispo de Orán, Lucien Claverie. El superior del monasterio trapense, Christian de Cherge, era consciente antes del martirio de los monjes, del peligro que corría la comunidad si permanecía en Argel, pero la comunidad de monjes decidió por acuerdo unánime, permanecer en aquellos momentos convulsos junto al pueblo sencillo de Argelia y así acompañar en aquellos tiempos críticos a la gente sencilla del país acorralada entre dos fuegos enemigos: el ejército oficial y los terroristas.

“Cuando  llegue la hora” – escribió de Cherge en una carta casi tres años antes de su muerte – , quisiera tener un momento de claridad que me permita rogar por el perdón de Dios y de mis prójimos y ,al mismo tiempo, perdonar de todo corazón al que me arrebate la vida”.

“Quiera Dios, el Padre de ambos, que nos encontremos como buenos ladrones en el Paraíso”, añadió el religioso.

Escrito por